viernes, 4 de junio de 2010

SENTIR, LLORAR, AMAR

Musica que acompaña

Lágrimas que limpian el alma... son tan necesarias estas lágrimas liberadoras. Lágrimas que me recuerdan que puedo sentir la vida, esa vida de la que a veces nos alejamos, una insensibilidad que nos permite seguir comiendo mientras vemos en las noticias como se mueren de hambre en otras partes del mundo, esta indiferencia egoísta que nos aleja, que nos separa que nos deshumaniza.

Llorar y desahogarte, llorar y relajarte, llorar y abandonarte, llorar y nutrir la tierra,
llorar de pena, llorar de alegria...

Llorar y dejarte acunar por ese maravilloso sentimiento.

Estas lágrimas muestran que somos capaces de reconocer la pena, el miedo, la inseguridad... un mundo de sentimientos que contiene nuestro corazón y que rechazamos, que negamos, con el que luchamos... incapaces de reconocer... de reconocer que somos capaces de sentir, de amar, de dar... de compartir.

En que momento de la inocente infancia perdimos la capacidad de llorar, en que momento perdimos esa espontánea capacidad de expresar lo que no encuentra palabras, perdimos el abrazo reconfortante y construimos un lugar donde ocultar nuestra debilidad.

Observar como los niños tan pronto lloran, tan pronto ríen...

Esta coraza que forje para protegerme cae a trozos, esta alma se libera de la personalidad que solo oculto su verdadera razón de ser. La seguridad que encontré en la soledad desaparece entre la necesidad de todas las personas que me rodean, en realidad no estamos solos, no nacemos solos, no nos morimos solos, estamos en este lugar, en este tiempo, con los seres que nos rodean para poder realizar la Gran Obra.
Simplemente nos sentimos solos hasta que reconocemos la grandeza y la infinitud de este universo, hasta que nos conectamos con esa red neuronal que conforma la Gran mente, que nos une en un único propósito, que es capaz de entrelazar el micro y el macrocosmos en un abrazo que se funde en si mismo.

Sonar una canción y bailar, leer una poesía y dejarse llevar, ver una imagen y penetrarla, escuchar al mundo y comprender, caminar mirando a tu alrededor, sentir el viento, el agua, la tierra y el fuego...

A partir de ahora, agradeceré la situación o la persona... que me haga llorar, que me permita sentir la vida y despertar de este sueño que me aleja de la realidad. De esta realidad que contiene tantas texturas, colores, olores....

Llorar como un paso necesario en el trabajo interior, donde el alma se purifica y es capaz de liberarse de aquellos tormentos que la limitan, y reconocer, cambiar, saber donde estamos y hacia donde vamos.

Por que no... llorar ... y encontrarTE



Imagen: http://leticiamg81.files.wordpress.com/2007/12/llorar.jpg

2 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Llorar es un poderoso bálsamo...
Hay lagrimas amargas.
Hay lagrimas alegres.
Hay lagrimas saladas.
Hay lagrimas dulces.
Dependiendo del momento, ellas aparecen dandonos un relajante respiro en el camino.
Llorar es bueno siempre que no nos extrapolemos en el fondo de los mareas y ríos.



Gracias.

Anónimo dijo...

Ciertas lagrimas compensan toda una vida....

Luz eterna...Lux eterna

Dulce luz...

Gei Em si di rap

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails