"Para unos no había más que noche y tinieblas; para otros, la noche estaba iluminada." Éxodo, 14,20.

lunes, 7 de mayo de 2012

EL FUEGO, LA LUZ Y SENDEROS 30, 26 y 17



Voy a empezar esta entrada recordando el origen de la luz que llega hasta nuestros ojos, el sol.
El astro sol envuelto en llamas, hidrógeno consumido, energía en constante transformación.

Volcanes, rayos y circuitos eléctricos también generan, calor, fuego y luz. No podemos separar fuego y luz pero ahora vamos a continuar hablando sobre los procesos del fuego, especialmente de tres. En el cuerpo podríamos situarlos:

En el vientre: Se realiza el proceso de absorción de los nutrientes que consumimos. Centro energético de donde extraemos la fuerza y también la matriz que alberga la semilla de la vida.
En el corazón: Responsable del sistema circulatorio, íntimamente ligado al sistema respiratorio. Como punto medio entre el vientre y el cerebro actuando como un transformador.
En la mente: Relacionada con el sistema nervioso central y periférico. Emisor y receptor, canal de las corrientes de información. Podría verse como un traductor.

El fuego del vientre lo podemos imaginar como una hoguera.
El fuego del corazón podría visualizarse como la llama de una vela.
El fuego del entrecejo podría representarse como una estrella.

Intentaremos ordenar este proceso, a un nivel podríamos explicarlo con este ejemplo: Vemos un pastel de chocolate que genera el deseo de comérnoslo, este deseo podría ser fruto de una necesidad o de un capricho. Tenemos dos opciones, si decidimos comérnoslo, ahí  se acaba todo. Pero podría ser que nos preguntáramos ¿Por qué esta ahí el pastel? La mente encontrará razones que lo expliquen pero podrían ser erróneas... volvemos a tener la opción de elegir y terminar comiéndolo creyendo haber encontrado la verdad o esperar a comprobar por que ese pastel esta ahí.  
Nos dedicamos a otras cosas hasta que más tarde aparece una persona acompañada de amigos y nos informa que ese pastel tan rico de chocolate es para una celebración.
La paciencia no solo nos permitio descubrir la razón de porqué estaba el pastel ahí, sino que en la fiesta encontramos otras respuestas que no tenían nada que ver con el pastel pero que si no hubiera sido por el quizás no hubiese llegado a recibirlas.

Aplíquese un proceso parecido a otros aspectos de la vida. Es fácil imaginarse este mecanismo en las relaciones de pareja y comprender porqué a veces se consumen en un nivel o en otro y como cada uno de ellos nos aporta mayor o menor comprensión.

Igual pasa en el camino de la búsqueda interior, donde en la primera parte del transito adquirimos conocimiento a través de la lectura, la teoría intelectual, luego llega la experiencia donde intentamos aplicar ese conocimiento, pero existen puntos críticos donde la teoría entra en conflicto con la practica y deja de tener sentido. Muchos se quedan parados en estas inflexiones del camino, pero si nuestra voluntad mantiene la fe, la intuición empieza a guiarnos como una estrella en la noche.

En todas nuestras acciones, el fuego da luz, es decir: Conocimiento transformado en conciencia. 




Observando el árbol de la vida, hacia ya tiempo que reflexionaba sobre los senderos correspondientes a los arcanos de El Sol, El Diablo y los Enamorados.




En el sendero 30 El Sol
Este camino de Yesod (La Luna) a Hod (Mercurio) esta situado dentro del triángulo inferior del árbol que se relaciona con el cuerpo, la personalidad y la naturaleza animal. En las meditaciones con este sendero, los espejismos están presentes, las proyecciones de Yesod en los sueños, las ilusiones y deseos que queremos atrapar necesitan ser analizados a la luz de la razón de Hod.
En este arcano encontramos que en la mayoría de las barajas aparecen dos niños, sin embargo, en la versión del tarot de Rider vemos a niño montado en un caballo, donde este representa las pasiones que arrastran a la conciencia infantil, como los animales que libremente expresan sus necesidades buscando materializarlas. En las otras versiones, la figura de la niña representa la Tierra y la del niño el Cielo,  materia y espíritu en los niveles inferiores, la naturalidad que no se cuestiona preguntas para ser ni para actuar.



En el sendero 26 El Diablo
Este camino une Hod a Tiferet en el área central del árbol, relacionada con la individualidad, el alma y nuestra naturaleza humana. Aquí la razón trabaja analizando lo bueno y lo malo para llegar a romper los espejos que nos reflejan para llegar a nuestro autentico yo.
El diablo esta compuesto de diferentes partes de animales, cada una de ellas pretende saciar sus necesidades, provocandonos en esencia el caos…. El Diablo nos tienta, nos insta a decidir y ello nos impulsa a una búsqueda de la verdad. Lo que en la anterior carta eran unos niños, ahora son hombre y mujer en un estado de conciencia adolescente, encadenados al deseo, buscando liberarse de los conflictos que surgen de la dualidad. Pactos y condiciones han provocado que se olviden de que la vida es un juego que ha dejado de ser divertido.



En el sendero 17 Los Enamorados
De Tiferet nos dirigimos a Binah (Saturno) en la parte superior del árbol donde reside el espíritu y la naturaleza divina. En cierta manera aquí el “Yo” camina hacia el descubrimiento de la razón de su nacimiento.
En el Tarot de Rider la pareja esta en el paraíso viviendo en paz y armonía, un Ángel corona la montaña dándole sentido a todos los esfuerzos. En otras versiones del Tarot hay un hombre ante dos mujeres, que entre otras cosas de cara al iniciado representan a Venus, el amor sensual y terrestre y Urania que representa el amor espiritualizado. En ambas versiones del Tarot se podría dibujar un triángulo entre los tres elementos, este triángulo dirige a los opuestos hacia su vértice, su unión es la manifestación del espíritu.
Una vez se conoce la dirección y el objetivo de la obra llegamos al Mago, en el sendero que va de Binah a Keter, que utiliza los elementos que hay sobre su mesa para realizar la obra.




Así pues tenemos estos tres senderos con estas tres cartas que están situadas en el lado izquierdo del árbol. Podriamos complementar el analisis sobre el lado izquierdo tratando los senderos que van de Hod a Geburah y de Geburah a Binah con los arcanos del El Colgado y la Carroza pero lo dejaremos para otro momento y continuaré indicando que el pilar de la izquierda también esta relacionado con el fuego, el canal mental, Ida, para los hindustas. Dicho sea de paso, el pilar central es llamado “la vía del fuego” que podría encajar con los tres procesos descritos al inicio de esta entrada.

Resumiendo lo expuesto, vemos en la primera parte de este desarrollo un proceso que va de un elemento sin forma (keter) que se manifiesta como el fuego que envuelve al sol (Tiferet), sus rayos se reflejan en nuestro sueños (Yesod) que iluminan a la tierra (Malkut) el objeto de nuestro deseo. El pilar central de la Conciencia esta limitado por dos paredes y es en los múltiples caminos de ascenso que podemos ampliar esa visión.

Esta entrada llega a su punto final aunque quedaria por tratar e interpretar el lado derecho del árbol de la vida en este mismo sentido. Por el momento, dejemos resonando la idea de que la luz despierta el fuego y de que el fuego produce luz.

No hay comentarios:

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails