"Para unos no había más que noche y tinieblas; para otros, la noche estaba iluminada." Éxodo, 14,20.

lunes, 3 de enero de 2011

PROPOSITOS Y DESPROPOSITOS

IMAGEN DE: http://blogs.clarin.com/clementinajorg/tag/propositos/

Pensando en los propósitos para el nuevo año repase los diarios y observe que cada vez que terminaba y empezaba un nuevo año realizaba una lectura de todo lo anotado durante el año y a veces de los años anteriores, luego escribía una reflexión al respecto y lo acompañaba de una serie de propósitos y mejoras que tenia que realizar. Observe que algunos de esos propósitos no se llegaban a realizar y que otros tardaban varios años en establecerse. Curiosamente el año pasado decidí no dirigir mi camino coincidiendo con una etapa sabática de vacaciones que estaba viviendo tras finalizar varios trabajos interiores que me han llevado muchos años. A razón de esto viene el siguiente desarrollo, donde expongo reflexiones al respecto de seguir la disciplina y abandonarla en determinados puntos para abrirse a lo nuevo, se mezclan con ideas sobre lo que somos y lo que queremos ser… incluso toca un tema sobre aceptarse a uno mismo y a los demás, de las necesidades de ser uno mismo, sobre nuestra autenticidad, de si podemos cambiar, que tenemos que cambiar, por que lo cambiamos… en fin, un punto de partida para seguir profundizando y tirando del hilo.

No entiendo por que siempre existe un abismo entre lo que “es” y “no es”. Soy luz y sombra, soy también la posibilidad de todo aquello que no se ha manifestado.Dejare que el alma se transforme en el camino eterno de la existencia. La inseguridad a la hora de elegir un camino puede ser un obstáculo para avanzar, las contradicciones provocan dudas, los pensamientos se polarizan y los sentimientos se confunden.
Todo lo que he hecho, lo he hecho convencida de que era por algo pero siempre tuve la incertidumbre de no saber si había tomado el camino correcto.
Cuando no eres sincero contigo mismo fácilmente pierdes la conexión, las referencias y la verdadera razón que te mueve. 
No hacer nada, decir que lo hago… mentir para no reconocer que no estoy haciendo nada de lo que tendría que hacer. 
Mantener la comunicación contigo mismo y con los demás es fundamental para no relacionarse con las erróneas y falsas creencias e interpretaciones, aunque reconozco que a veces las palabras sobran y la comunicación se siente a otros niveles, pero es vital podernos expresar. También reconozco que otras veces no se puede hablar por mas que quieras y si lo haces terminas por decir lo que no querías.


Desde que los propósitos no llevan el control hay veces que el estrés desborda, hay tantas cosas que hacer… la mente anda saltando de una a otra sin terminar nada de lo que empieza. Para liberarse del estrés, la duda y la acumulación uno debe de discernir lo que es importante y menos importante para obrar una cosa tras otra. Abandonar la disciplina sirve para darte cuenta de normalmente es el ego, limitado por la estructura de la personalidad, el que cree dirigir su destino, el yo al estar implicado e identificado no adopta la necesaria posición de testigo para darse cuenta de lo que esta pasando. Ese “yo” tampoco decide pero tiene la capacidad de discernir entre la voluntad y la Voluntad. Desde que los propósitos no definen la vida, la experiencias vienen a mi no voy en su busca, desde el momento en que te liberas de ti mismo empieza a desplegarse un mundo lleno de posibilidades donde desarrollas tus propias ideas integrando todo lo andado. El espacio con el que nos relacionamos es muchísimo mas grande de lo que creemos y este interactúa con todo/s lo/s demás.


Aunque en realidad, si soy sincera… creo nunca dejamos de hacernos propósitos, pero supongo que no es lo mismo un propósito inmediato que a largo tiempo, la cuestión es que en cuanto vemos algo que no nos gusta queremos cambiarlo.


La frase DEBO HACER y NO VOLVERÁ A PASAR se repiten una y otra vez, incapaces de ir más allá y romper esa dinámica. Le sigue frase “yo soy eso” y su justificación “yo soy así”. Podemos llegar a ser rígidos con el conocimiento, la vida es cambiante, esto quiere decir que en cuanto empezamos a conocernos, podemos acababar identificándonos con lo conocido.


Observo que deseamos lo que tienen otros: dinero, poder, amor…. Destacar… que nos hagan caso, que nos quieran y nos atiendan… todos estos deseos inconscientemente hacen que uno se sienta inferior, que no valore lo que tiene y lo que es. No es tan fácil reconocer lo que verdaderamente queremos porque conocerse a si mismo queda en un segundo plano mientras pensamos en como queremos llegar a la meta, de ahí que empezara esta entrada con la importancia de la sinceridad. Generalmente la falta de voluntad para realizar los propósitos que uno se propone crea descontento y pérdida de confianza, promesas incumplidas por falta de tiempo, ganas, cambios de planes... Culpa y responsabilidad por las cosas que queremos cambiar en nosotros y no podemos, falta de aceptación y querer ser otra cosa que no somos.

Cuanto más quiero cambiar aspectos de mí mas me reafirmo. No basta con querer, hay que moverse con el corazón. El próximo paso tiene que ser guiado por el ritmo del corazón hacia la felicidad de lo que es, tal como es. Reconozco la importancia de decir las cosas de forma sencilla y clara.

Nuestras miserias las aguantan las personas que están a nuestro lado, cuando alguien se queja de nosotros la primera reacción es ofenderse, enfadarse, atacar y justificar, a veces eso es producido por la forma en que tienen de decirlo, otras porque tenemos el día cruzado y ni escuchamos ni vemos. Cuando se quejan de ti repetidamente (pues se necesitan varias veces para tomar conciencia de ello) entonces empiezas a considerarlo y a entender que hay cosas que puedes mejorar..... ¿pero que cambiamos realmente? Uno seguirá siendo el mismo niño que cuando el sol apunto a su signo natal el día de su alumbramiento solo habrá adaptado ese temperamento a la vida social bloqueando esos impulsos innatos y naturales escondiéndolos bajo las apariencias. También puede ocurrir que reconozcamos nuestro lado oscuro pero que lo ocultemos para proteger nuestra vulnerabilidad y sensibilidad, hay gente que ha sufrido mucho y se refugia en si misma asilándose…. En el fondo creo que todos en algún momento lo hacemos, ser mártires y sentirnos incomprendidos.


La frustración, la insatisfacción y la dependencia; la separación, el vació, la búsqueda… almas que se pierden en el desconsuelo, el apego al pasado, el dolor y tristeza… es algo que se repite, son etapas. 
Ahora me doy cuenta de que todos los errores me han servido para darme cuenta de lo que realmente tiene valor
Descubrir lo que te causa el sufrimiento. Ser conscientes de los conflictos que se generan al aceptarnos tal como somos y al intentar cambiar, ser conscientes de los conflictos que se generan al relacionarnos desde la personalidad en vez de con el corazón… olvidamos que hay gente a nuestro lado, que nosotros mismos, son/mos pacientes espejos esperando que alguien se mire y se reconozca y diga… ah! Ahora lo entiendo y comprendo.
Amarlo a todo por igual para sentirse en comunión con cada vivencia, si rechazo lo que no me gusta estoy separándolo y diferenciándolo de lo que me gusta. 

La pregunta que aquí uno se podría realizar seria si tenemos que aguantarlo todo y hasta donde llegamos como maestros y alumnos…
Con esta cuestión y otras muchas que me quedan en el tintero por tratar termino esta entrada que ha resultado ser mas larga de lo que esperaba.
La consciencia lineal solo te conduce al origen del círculo.



Ana

4 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Ummmm... muchas materias para pensar!!! En cuanto a tener propósitos y ceñirse completamente o no a ellos, creo que tener una motivación, un empeño, es algo bueno, pero que tenemos que estar también abiertos a posibles modificaciones. El propósito nos lleva a emprender el camino; la meta es la gran incógnita.

Como te digo en mi blog, me alegra ver tu rostro reluciente en lugar de avatares. Un fuerte abrazo

ANA dijo...

Esta entrada, algo caótica y enredada intenta exponer sin terminar de encajar todas las piezas, pero que ciertamente contiene muchas materias e ideas con posibilidad de desarrollo.

Dicen que hay que tener propósitos alcanzables pero a veces los milagros y las cosas de forma mágica suceden.

Tiene su parte buena tener propósitos, pero no podemos cegarnos y olvidar que puede limitarnos y estancarnos si no somos capaces de adaptarnos a los cambios.

Es cierto que tener un propósito es el inicio de una búsqueda, le aporta sentido a la vida. Teóricamente la meta esta aquí y ahora, pero siempre terminamos proyectándonos al futuro.

Hada, guapísima y simpática, leí las respuestas en tu blog y agradezco esa observación... no siempre podemos expresarnos con claridad y sencillez :) Otro Abrazo

Olga i Carles dijo...

La transformaciñon siempre viene por obligación aúnque pensemos que es por devoción.
Siempre llega el momento en que la flecha debe lanzarse hacia un objetivo. Si has pensado, sentido y lanzas bien recogerás buenso frutos.



Grácias.

ANA dijo...

Ciertamente la transformación es natural al cambio y la evolución e involución, puedes ver su llegada en las señales, pero nada de eso evitara lo que tenga que pasar. La cosa es que pienso que a veces la fecha no es lanzada en ese momento, quizá ya fue lanzada anteriormente y quedo oculta en el inconsciente.

Uno puede decidir y apuntar hacia un objetivo pero eso no asegura la cosecha ya que tiene que tener la suerte o corazonada de elegir bien, la capacidad de soportar las circunstancias y la habilidad de acertar en el centro de la diana.

Gracias a ti.

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails