"Para unos no había más que noche y tinieblas; para otros, la noche estaba iluminada." Éxodo, 14,20.

domingo, 16 de enero de 2011

GRACIAS y meditación GUÍA-da

He recuperado una meditación del año 2008 que surgió de forma inspirada mientras realizaba una técnica de visualización para dejar marchar las preocupaciones. Encontrarla y volverla a leer me gustó mucho y sentí que aportaba la fuerza necesaria para continuar avanzando a pesar y por encima de los problemas confiando en que las soluciones llegan en y a su momento.

Esta meditación me hizo pensar y reflexionar sobre como los guías nos ayudan. No siempre nos dan las respuestas y las soluciones esperadas, esa en muchas ocasiones es tarea nuestra. A veces su presencia simplemente te seca las lagrimas y te anima a seguir caminando despertando a la voluntad para seguir esforzándote sin recompensas y premios al merito. Esta ayuda puede venir de muchas maneras, aconsejándote, advirtiéndote, abriéndote una puerta o cerrándola... vengan como vengan te permiten tomar consciencia de "algo"...de "aquello que necesitas". Creo que los problemas y la preocupaciones siempre están ahí, si no es una cosa sera otra... es necesario tenerlos presentes (lo justo) para no terminar enterrándolo, ocultándolo y olvidándonos dejando que influencie de forma inconsciente. Presente pero alertas de no terminar añadiendo mas carga a esas preocupaciones y problemas estancandonos en una inercia que nos hace dar vueltas y mas vueltas a un asunto, hay que liberarse de esa sobre-carga. Si ves las cosas tal como son es como si escucharas la verdad.... llora, enfádate, quéjate... pero que las lagrimas no te impidan ver, mantén la consciencia, no te olvides. Luego acepta la realidad sin que esta borre la sonrisa de tu rostro... que rías o llores tus problemas eternamente no determina las soluciones, estas no siempre sabemos cuando y como aparecerán. Creo que es importante intentar mantener la confianza y el esfuerzo en equilibrio. Eso si, desahógate siempre, es muy importante tener la libertad de expresión, yo la necesito como el aire.


A continuación podéis leer la meditación de la que hablaba al principio que voy a transcribir en primera persona tal cual la escribí en su momento, para los que le interese utilizarla como técnica de meditación guiada simplemente tienen que cambiar la persona. Espero que les guste y que les sea de provecho tanto como a mi.




Estaba en la playa, había escrito en la arena mis preocupaciones con la intención que la brisa se las llevara, que el viento las arrastrara. Como no terminaba de funcionar completamente, me doy la vuelta y hay una selva, al entrar hay mucha suciedad, antes de seguir la limpio.

Continuo, voy descalza, el camino esta lleno de ramas, hojas grandes, vegetación espesa, cada vez se complica mas...tengo que escalar cogiéndome de piedras y raíces que salían de la tierra de la pared por la que estaba ascendiendo.

Antes de llegar arriba, una mano me coge y me ayuda a subir, no le veo la cara, me abraza, lloro, tiene el pelo muy largo, fino y plateado, alas... me dice que no le doy pena ni tristeza, que no va a darme nada, solo fuerzas para seguir el duro camino. Me siento mejor y continuo caminando, estoy en la cima de las montañas, un desierto sin vegetación en lo mas alto de la soledad................................................... salgo por una puerta que imagino (no podía continuar, el cuerpo reclamo la atención).

4 comentarios:

Jeremias Soler dijo...

Me gusta la idea de que a ese ser no le damos ni pena ni tristeza. La dureza de la vida nos fortalece y nos ayuda a ver más claro.

ANA dijo...

Hola Jeremias, muchisimas gracias por tu visita, comentario y link en tu blog. Supongo que a cada uno le podra llamar la atencion una cosa u otra de esta entrada, pero justamente esa parte que destacas me gusta porque quita las tonterias al victimismo mortificante que nos atormenta en el sufrimiento.

Un saludo y bienvenido.

Miguel Schweiz dijo...

Ana, eso es... Lo que pasa que tú estás en ese punto especial de control que crea esa, digamos, simbiósis. Como he seguido tu actividad y practicas además distintas técnicas que te permiten encontrar, algo que para mí cada vez es más complicado en la sociedad: el silencio; ese silencio que es el que nos permite oír precisamente. Sobre todo lo que nos viene del interior, lo que nos reclama y necesita expresarse.

Bueno paro, porque no terminaría de decir y decir cosas a través de todo lo que tú intercambias.

Eres admirable en todos los sentidos, ya que no sólo tratas los temas sino que creas y estás llena de puertas abiertas y caminos a seguir.

Muchos besos!

ANA dijo...

Vamos encontrando piezas y piezas del rompecabezas que intentamos comprender, pero no siempre encajan. Las técnicas que un día te liberan y funcionan otro dejan de funcionar y atan. Todos tenemos la capacidad de percibir el silencio que permanece inmutable tras el ruido, pero no siempre lo conseguimos, a veces en silencio escuchas, pero una cosa es oír y otra interpretar.
Expresarnos nos ayuda a sacar hacia fuera lo que hay dentro, eso nos facilita ver y escucharnos... en definitiva a observarnos.

Pues eso... :) que también la participación y la colaboración son parte de lo que cada uno con su granito de arena aporta a la colectividad. G R A C I A S Miguel por hacer honor al sentido de esta entrada.

Mas besos

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails