BUSCA EN ESTE BLOG

lunes, 29 de febrero de 2016

Las dos vías del hombre medio despierto

Imagen: http://pixelismo.com/figuras-barro-anthony-gormley      Artista: http://www.antonygormley.com/

La idea de que todos somos iguales simplemente no es verdad. Somos iguales solamente desde el punto de vista espiritual.

Existe la necesidad de encontrar las características que nos hacen especiales para saber de qué manera contribuimos al mundo, y esto, indudablemente aporta sentido a la vida. Para esto, hará falta excavar en nuestras raíces, mirar a las estrellas, conocerse a Sí mismo y seguir jugando en Lila libres del sufrimiento... No resulta tan fácil reconocer cual es nuestro papel y mucho menos aceptarlo, muchas veces seguimos caminos equivocados, eso sí, son errores que, aunque no lo parezca, también forman parte del camino.



Existe igualmente la necesidad de comprender Eso que es igual en todos, de recorrer el sendero del desapego a la identidad, la forma y la temporalidad, para sentir algo más grande y reconocerlo en cada parte del todo. Hay que trascender el rechazo que nos separa de lo que no nos gusta y, que nos sumerge en las sombras de la ignorancia y el olvido limitando la conciencia. Soltar todo aquello que une al caminante a su camino, porque todo pasa y cada paso nos lo recuerda. Amar lo bueno y malo, superarlo y amar el vacío indescriptible de la realidad del ser sin cualidades ni atributos. ¡Eso ni nace ni muere y siempre está presente!

Presente en la perspectiva, uno puede observar el juego de Lila e intentar divertirse sin miedo a morir porque ha comprendido que Eso que le habita nunca nació pero que, está aquí y tiene que actuar en la obra de la vida.

No hay comentarios:

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails