viernes, 23 de noviembre de 2012

Así, sin mas



Buscando sin saber a donde iba, llegue a un laberinto. Encontré a muchas personas y en su reflejo me pude ver y reconocer. Muchos de los caminos que seguí me llevaron a callejones sin salida. Aprendí a desandar lo andado cuando que me equivocaba.

Descubrí  como se entrelazan los laberintos del corazón y la razón en un solo laberinto. Se cruzaron en mi camino el amor y el desamor, el nacimiento y la muerte. Cada una de las relaciones que íntimamente establecí, me deja el sabor de su recuerdo. Aprendí del amor y el no-amor, de ilusiones y desilusiones y sobre todo de la amistad.

Sentí un escalofrío; vislumbre un deja vu; escuche una llamada; un toque de atención…  Con el poder de la imaginación abrí la puerta a un viaje lleno de aventuras y personajes. Cree esferas y templos mentales, establecí contactos, vi pirámides, montañas…

Un arquero atravesó mi corazón, un duende negro lo partió en dos y el doctor me lo quito. Dañe y me dañaron, llegue y llegaron al alma que nos anima. 

Sobrevolé por encima del laberinto y me arrastre por los bajos sótanos del mismo. En el mismo centro del silencio, caí al abismo del vacío y fui devorada por el astral. Desperté un sueño tras otro sin llegar a ningún lugar encontrándome en el mismo presente. Aprendí a caer y levantarme otra vez, a dar y recibir; del Karma y del Dharma. Aprendí que no se deja de aprender, que crees que sabes pero no sabes. Que las resistencias son las pruebas donde se aplica y examina lo aprendido.

Reflexione la confusión del laberinto, la paradoja, la moraleja, las contradicciones. Ante una necesidad de comprender ya encontré lo que buscaba y ahora ¿que?

Encontré el hilo del si mismo cuando el laberinto empezó a tener sentido. Olvide lo olvidado y sigo recordando cuando me concentro. Las experiencias siguen trayendo conocimiento que concienciar e integrar.

Aquí no se acaba todo.

Me puse la camisa de fuerza y luche con vampiros, demonios y asesinos. Arcángeles, guías, maestros y seres de luz llenos de magia y sabiduría me ayudan. El caballo y su misterio me marcaron el camino hacia lo desconocido, pero recibí bendiciones, revelaciones, intuiciones… entendí.

Agradezco lo que no tengo palabras de expresar.

Me doy cuenta que toda tragedia que me arrastro en su tristeza, ahora me produce placer. Cuando parece que todo ha pasado, Nostalgia por aburrimiento. Y es ahora el momento de seguir a la Luz Fría con AMOR incondicional.

Con más fuerza quiero vivir y volver a intentarlo y perdonar lo imperdonable. Quiero volver a tirarme de cabeza al pozo y beber del agua que calma la sed. Quiero volver a jugar con fuego y seguir quemando la mecha que da calor al corazón. Quiero volver a sentir la piel desnuda y seguir confiando en el otro. Quiero volver a escuchar como la música levanta al espíritu. Quiero volver a querer queriendo sin querer. Quiero volver a nacer en tu recuerdo recordándote. Quiero saltar al vacío sin miedo, y confiar, en que la experiencia, como siempre,  estará esperándonos con los brazos abiertos.

Salir del laberinto de mi misma. Romper todas las paredes que dividen y separan. Y vivir en unidad y armonía mejorando cada día. Sin olvido, sin recuerdo, sin cargas y libre de las prisiones que yo misma cree y que ahora manifiesto querer cambiar.

Esta es la semilla del sol poniente que por la noche muchos ojos cultivan para recoger la cosecha del nuevo día.

4 comentarios:

Miguel Schweiz dijo...

Impactante Ana... y algo tan esencial: ese "quiero" y la luz fría...

Fantástico, besos siempre nuevos:)

Jan dijo...

Muy intenso e inspirado. Buenas impresiones al leerlo.

Saludos

Cosasdivertidas dijo...

entendí y punto...
Nada más se puede decir, un beso Ana, siempre te tengo presente.
María M

Anónimo dijo...

Así, donde menos es mas.

Mientras el mundo está tratando de resolver sus problemas y todos los que te rodean están ocupados en lo mismo, tú no. Mientras todos a tu alrededor están tratando de entender, tratando de llegar, tratando de "llegar allí", tratando de ser digno, tú no. Mientras que todos piensan que el despertar es una gran cosa, noble y misteriosa, tú no. Aunque todos estás huyendo de esta vida ahora mismo, en este momento, tratando de llegar allí, tú no. Cuando todos discuten con algún otro, en su mayoría con todo el mundo, empezando por ellos mismos, tú no. Cuando todos están tan seguros de que la felicidad llegará cuando algo sea diferente de lo que es ahora, tú sabes que no. Cuando todos están tratando de alcanzar el estado perfecto y aferrarse a él, tú no.

Cuando todos los que te rodean tienen una gran cantidad de ideas y creencias acerca de una gran variedad de cosas, tú no. Todos en el camino tratan de llegar allí; tú no has llegado a ninguna parte. Todos están subiendo la montaña; tu estás abajo vendiendo botas de montaña y piquetas con la esperanza de que si suben y vuelven a bajar, puedan estar demasiado cansados como para subir de nuevo. Cuando todos están buscando el próximo libro, el próximo maestro, al próximo gurú que les diga lo que es real, que les de la llave secreta para una vida despierta, tú no. Tu no tienes una llave porque no hay una cerradura donde meterla.

Cuando estás viviendo lo que eres de manera despierta, siendo simplemente lo que siempre has sido, eres realmente muy sencillo. Básicamente te sientas preguntándote por qué tanto alboroto.

Cuando todos están por ahí diciendo: "Espero que me ocurra a mí," tu recuerdas cuando hacías eso. Te acuerdas de que no encontraste una solución para eso. Te acuerdas de que toda la idea de que había un problema creó todo eso.

Cuando estás siendo lo que eres, cuando estás viviendo la vida despierta, no hay nadie a quien perdonar, porque no hay lugar para el resentimiento, no importa lo que pase.

La verdad de tu ser no anhela la felicidad; realmente le trae sin cuidado. No anhela el amor, no porque estés lleno de amor, sino porque simplemente no anhela el amor. Es muy sencillo. No trata de llamar la atención, ni ser bien considerado, ni comprendido. Cuando estás viviendo lo que eres de manera despierta, ya no hay ideal que alcanzar. Has recorrido todo el ciclo del sufrimiento, del llegar a ser; no estás interesado.

Advyshanti

* El Beso

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails