BUSCA EN ESTE BLOG

miércoles, 13 de mayo de 2009

FEMINISMO Y AUTOREALIZACIÓN (1ra PARTE)

ABRAAXAS
Tengo el gusto de compartir parte de la gran obra que esta realizando un gran amigo, es una persona con la que comparto muchos de mis procesos.
Espero que disfrutéis de su lectura.
FEMINISMO Y AUTOREALIZACIÓN
Un mensaje urgente a la humanidad
José Antonio Delgado González
Ldo. Ciencias Ambientales


“El impulso espiritual que, en el presente, se dirige a la humanidad, no está sometido a fronteras, raza o pueblo, grupo o iglesia, sino que se apodera de toda vida sobre la Tierra, de toda disposición, de toda ley, y, de esta forma, del propio hombre. Todos los detalles materiales de la crisis son, de hecho, epifenómenos. Una nueva fuerza ha aparecido en la atmósfera, una fuerza que llama a todos los que poseen en ellos algunas bases para conocer la renovación espiritual, obtener la liberación y alcanzar el verdadero objetivo de la vida: la adquisición del verdadero estado de ser humano.”

Cristian Rosacruz y su significado para nuestra época”, van den Brul.
Alocución pronunciada en el Simposio sobre Johann Valentín Andreae, celebrado en noviembre de 1986.


Mientras me hallaba investigando las diferentes caras con las que se presenta la Diosa en la religión cristiana, cayó en mis manos un libro que ha sido para mí un auténtico bálsamo de vida. Me refiero al libro de la terapeuta jungiana y activa feminista Jean Shinoda Bolen, titulado URGENT MASSAGE FROM MOTHER. Al principio, mientras me hallaba buscando varias obras de la misma autora en una librería de Madrid, leí de soslayo su título en español, Mensaje Urgente a las Mujeres, y me dio la impresión de ser un libro feminista al uso, de los tantos que ensalzan lo Femenino en detrimento de lo Masculino (arquetípico), un error inverso al cometido por el patriarcado. Sin embargo, cuando lo examiné más en detalle, me percaté de inmediato de la importancia que aquel libro tendría para la etapa de transformación en la que me encontraba. En efecto, después de comprarlo, junto a otros cinco libros más de la misma temática, salí de la librería, me dirigí hacia la boca de metro más cercana y, apenas me hube sentado, tomé el libro en mis manos y me puse a leerlo de un modo casi obsesivo. En lugar de seguir un orden, fui sobrevolando, cual mariposa, cada capítulo del libro, y me sentía como si estuviera bebiendo de una fuente de sabiduría ancestral. De pronto, como un relámpago en un cielo colmado de nubarrones, me vino a la mente un pensamiento y una voz interior me dijo: “la Diosa habla a través de Jean Shinoda”, la Sabia Anciana se expresa de un modo transparente, elocuente y fidedigno. Cada vez que echo la vista atrás y recapitulo los momentos más importantes de mi vida, me doy cuenta de que siempre ha estado allí una mujer (manifestación de mi anima), o bien, la Diosa, cuando se trataba de lo femenino interior, apoyándome en mis transformaciones, sanando las heridas que el patriarcado había inflingido en mi alma, guiándome en la oscuridad y, cual Sibila, mostrándome mediante visiones, ensoñaciones, sueños, inspiraciones, etc., cuál era el camino que debía tomar o el futuro que me habría de aguardar. Ella, la Diosa, ha sido para mí como un ángel de la guarda, del que podía decir, como en el Sanctus de un réquiem, benedictus qui venit in nomine Domine (Bendito el que viene en nombre del Señor). Pero, como indica el mismo Sanctus, con los años he ido tomando consciencia plena de que Ella era una personificación de aquel Deus Absconditus que los orientales denominan Tao, y que definen como la forma sin forma, la conjunción de los opuestos, Yin y Yang, término que podría traducirse como camino, sendero, sentido o, también, Verdad, en el sentido de principio universal que lo engloba todo. Los evangelios gnósticos llaman al Creador/a con el nombre de Hystera, es decir, Útero o Matriz del Padre, con lo que se evidencia su hermafroditismo. Hoy, los científicos se refieren a él como a un Orden Implicado, allende el Orden Explicado de la realidad exterior o manifiesta. A este Dios oculto yo lo he denominado ABRAXAS en mis dos últimos libros, tanto en encuentros en la oscuridad, cuanto en el aún inédito ABRAXAS. El Cristo Gnóstico, y expresé mi experiencia de unión con la divinidad andrógina en un poema que escribí en mi libro El Retorno al Paraíso Perdido y que ahora reproduzco:

En una noche de confusión
Nació la semilla del corazón
¡Oh, dichoso destino!
De entre las tinieblas surgió, colosal
La imagen eterna del hombre primordial.

¡Cuán extraordinaria belleza,
Emanada de su androginia!
Y fui atraído por su bonanza,
En túnica plateada
Que me envolvía en cuerpo y alma.


Durante más de una semana, fui leyendo y releyendo el libro, siguiendo un orden aleatorio, aquel que mi interior me dictaba, y dándome cuenta de que, cuanto había escrito en mi último manuscrito aún inédito, tendría una importancia trascendental para la civilización occidental. Una revelación que la misma Sibila me había proporcionado en sueños y visiones y que mi buen amigo Raúl Ortega me recordó, medio en broma, al llamarme José de Arimatea, después de leer el original. Aquel mensaje urgente a las mujeres que la doctora Shinoda Bolen había escrito, yo lo había hecho extensible a toda la humanidad, plasmándolo en las más de 130 páginas manuscritas de mi ensayo novelado, como, cinco años atrás, había realizado en mi libro El Retorno al Paraíso Perdido, obra ésta última que escribí en uno de los momentos más convulsos de mi vida. Entonces, revisé algunos de los capítulos del libro ABRAXAS, para perfilar ciertos aspectos referentes a lo Sagrado Femenino, y a la importancia de la experiencia mística, para comprender la Unidad que trasciende los opuestos. Y, durante la noche siguiente a la que comencé a escribir este ensayo, tuve un sueño que dejó honda huella en mi consciencia. En él yo era el centro de un ritual de iniciación y me encontraba rodeado de doncellas, quienes me enseñaban los secretos femeninos. Aquella escena me recordó la que describe Chretien de Troyes en su Percival, en la cual el Grial es portado por una mujer, así como los rituales de primavera en los que antaño se festejaba la hierogamia. Enseguida me di cuenta de su significado: estaba abandonando los últimos vestigios de mis pautas de conducta patriarcales e integrando lo sagrado femenino. Sí, todo parecía encajar, el puzzle estaba tomando forma. Desde hacía meses, precisamente desde que terminé mi novela, había estado experimentando un cambio profundo en el modo en que percibía a la mujer. Desde luego, los prolegómenos de este cambio fueron ciertamente explosivos, cosa que sucede siempre que se constela un nuevo arquetipo. Tuve que enfrentarme a una volcánica irrupción de arquetipos demoníacos, especialmente al dios de los infiernos, llamado Plutón por los romanos, exactamente el mismo arquetipo que afecta al colectivo en estos momentos de crisis. Esa emergencia de arquetipos, desde la sombra de mi personalidad, me hizo entrar en un estado de “caos creativo”, aunque caos, a fin de cuentas. Una noche oscura, una nigredo auténtica. Lamentablemente, el ser humano da lo mejor de sí en los momentos de máxima tensión, en la más negra oscuridad, pues es allí donde surge la verdadera luz (Lux aeterna luceat eis). En ese periodo, que duró cerca de dos años, se produjeron una serie de fenómenos de sincronicidad que han provocado un nuevo cambio en el rumbo de mi vida: mi descubrimiento del “Evangelio de Judas” me hizo saber la importancia de la integración de la sombra del cristianismo para el mundo occidental; mis investigaciones sobre María Magdalena en el mito cristiano me demostraron que ella representa el aspecto seductor de lo Sagrado Femenino, lo que previamente al cristianismo, en Sumeria y Babilonia, personificaban las Hieródulas o servidoras sagradas del templo; mis encuentros con varias Vírgenes, en el sentido original de la palabra, es decir, mujeres independientes, libres, seguidoras de su propio instinto femenino, Hieródulas modernas, me brindaron la oportunidad de comprobar cómo actúa el arquetipo de la Virgen en una mujer; el premio gordo de la lotería de navidad terminó con el número 365, que es la cifra correspondiente al título de mi último libro inédito, ABRAXAS, según la antigua ciencia de los números o guematría, lo que, a su vez, coincide con la constelación e integración de mi anima, algo que se me había manifestado en un sueño algunos meses antes; la lectura del libro de la doctora Shinoda Bolen me corroboró todo cuanto había estado investigando de manera independiente, así como, también, la importancia de los procesos de transformación que se estaban produciendo en mi Individuación, no sólo para mí como individuo, sino para la sociedad occidental en su conjunto; por último, el libro titulado El Efecto Mariposa de Joaquín de Saint-Aymour, me confirmó algo que yo sabía intuitivamente, pero que no había leído aún en ninguna otra parte antes: que Jung había creado un círculo hermético de discípulos, una suerte de hermandad de iniciados (el título de mi trilogía es precisamente “La Hermandad de los Iniciados”) para velar por la prosperidad de la humanidad; en esta idea había estado trabajando durante los últimos tres años. Buena parte de las tesis principales del libro de Joaquín de Saint-Aymour, las había expuesto yo cuatro años antes de que él las diera a conocer, en mi libro El Retorno al Paraíso Perdido, además de ahondar y revisar clásicos conceptos jungianos como los Arquetipos de la Sombra, Anima, Animus o Si-Mismo. Y, todo ello, sin que ninguno de los dos, que yo sepa, tuviera conocimiento el uno del otro. Igualmente, profundicé en el Proceso de Individuación, la Imaginación Activa y su poder para transformar el Destino, tanto personal, cuanto de la humanidad en su conjunto. Asimismo, expresé los motivos por los cuales la relación con personas individuadas, verbigracia, tanto por su propia presencia, cuanto por el contacto con ellas, a través de sus manos [i], por ejemplo, o, mediante un simple abrazo, ejerce un efecto beneficioso para el equilibrio psicológico de aquellas personas que hubieran sufrido algún desorden emocional. Y, al contrario, la sola presencia de individuos escindidos o desintegrados irradia un funesto aura sobre quienes le rodean.


Podeis colaborar para que el último libro de Jose Antonio Delgado pueda ver finalmente la luz, después de más de cuatro años de investigación, trabajo interior y dedicación a su elaboración.

Os adjunto el enlace de la editorial SENECA, para que visiteis su web y veais cual es su política.
http://www.editorialseneca.es/Fondo%20Editorial.htm


y en el siguiente enlace podeis ver mas obras de Jose Antonio Delgado
http://www.sanesociety.org/users/index.php?usr=6211




[i] La mano expresa la idea de actividad, potencia y dominio de uno mismo. En este sentido, el gesto simbólico de la “imposición de manos” significa una transferencia de energía o potencia. De ahí que, en el siglo III, en la comunidad cristiana, a las mujeres que, habiendo renunciado al matrimonio, querían convertirse en Vírgenes, solicitaban de un obispo la imposición de manos, con la finalidad de obtener la consagración oficial de su voto. Ambrosio de Milán en su tratado De virginibus relata una anécdota en la que cuenta que una joven que quería consagrarse a Dios, en contra de la voluntad de su familia, quienes deseaban que contrajera matrimonio, se puso cerca del altar, agarró la mano diestra del sacerdote y la puso sobre su cabeza pidiéndole su bendición. Tras ese gesto se consideró que estaba ligada a y dotada de un poder divino. Este relato, más allá de sus connotaciones patriarcales, demuestra que aquellas mujeres en las que el arquetipo Virgen es prominente, no se dejan dominar por los deseos de sus padres, siguiendo fielmente el dictado de su instinto femenino. Convertirse en una Virgen moderna, en una Sagrada Servidora de la Diosa, conlleva ser fiel al mandato divino, subordinar la propia vida a ese principio suprapersonal y no a los limitados y estrechos márgenes del ego.

1 comentario:

Gustavo dijo...

Ana, he visto los dibujos que me mandaste. Poseen geometria y formas de mandala. A mi parecer son formas expresivas del aspecto Unitario que se expresa a traves nuestro. Estoy llegando a la conclusion que cualquier forma de expresion, es una oportunidad de conocerse uno mismo.
Volvere a leer este post de abraxas, recuerdo haber leido de Abraxas en Demian, de Herman Hesse.
Casualmente, abraxas es la fusion de los opuestos, el androgino, o ser Unitario.
Puede que tus dibujos sean una forma de expresar tu Abraxas, dejarlo ser...
Por cierto, tu blog va quedando muy bonito. Bueno, te mando un gran abrazo, Gustavo.

Creative Commons License Obra de Ana Mª Jiménez està subjecta a una llicència.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails